“Estos son los ocho ambientes más importantes con los que se puede encontrar un buceador en Canarias sin duda alguna, el más destacado son los arrecifes cubiertos de algas (algales), el hábitat más biodiverso y también el más degradado.”

En la parte superior de la columna de agua, viven especies pelágicas que no se refugian en el fondo ni buscan allí su alimento de forma habitual, aunque viven cerca de las costas. Entre las especies más frecuentes que se acercan a la costa están: palometas, bogas, bicudas, agujas o medregales.

Bogas (Boops bobos) / Bicudas (Sphyraena viridensis) / Medregales (Seriola ssp.) / Agujas (Belone belone) / Gueldes (Atherina presbyter) / Medusas / Tortuga boba (Caretta caretta) / Delfín mular (Tursiops truncatus)

 

Fondos muy inestables, permanentemente expuestos a las corrientes y las olas. De gran importancia para mantener las playas en buenas condiciones. Son aparentemente pobres por no poderse fijar en ellos algas de gran porte. Sin embargo albergan bastante vida, muchas veces enterradas, desde especies microscópicas hasta peces cartilaginosos planos (angelotes, chuchos, etc.)

Pejepeine (Xyrichthys novacula) / Lagarto (Synodus saurus) / Tapaculo (Botus podas) / Salmonete (Mullus surmuletus) /Araña (Trachinus draco) / Anguila jardinera (Heteroconger longissimus) /Estrella peine (Astropecten aurantiacus) / Rubio (chelidonichthys obscurus) / Angelote (Squatina squatina) / Chucho amarillo (Dasyatis pastinaca) / Chucho negro (Taeniura grabata) / Mantelina (Astropecten aurantiacus)

Fondos de arena poco profundos (hasta 30 mts.) cubiertos por una planta (no alga) denominada seba, que además  fija la arena al fondo. Junto con los arrecifes cubiertos de algas, son el ecosistema más importante de los fondos canarios, por su alta biodiversidad. Son muy sensibles y además son refugio de los juveniles de gran cantidad de especies de peces (sargos, samas, besugos, viejas, etc.).

Seba (Cymodosea nodosa) / Caulerpa (Caulerpa prolifera) / Gallito (Stephanolepis hispidus) / Herrera (Diplodus annularis) / Pejepipa (Syngathus typhle) / Carmelita (Myrichthys pardalis) / Chucho de clavos (Dasyatis centroura) / Cazón (Mustelus mustelus)

Son fondos sedimentarios formados por algas calcáreas costrosas. Estas algas, fundamentalmente “rodolitos”, conforman una capa superficial. Son fondos son de una gran antigüedad e importancia y se localizan principalmente de los 40 a los 80 metros de profundidad. Los fondos Maërl en Canarias reciben el nombre de “confites”, de ahí que algunas playas de las Islas le deban su nombre (Confital en la isla de Gran Canaria).

A diferencia del Mediterráneo, donde están mucho más profundos, en Canarias los podemos observar a partir de los 12 metros. Crecen normalmente sobre sustrato duro formando “bosques de corales” a partir de los 40 metros. Es uno de los ambientes del buceo más sensibles, ya que el aleteo y el contacto producen gran impacto. Fundamental controlar bien la flotabilidad.

Coral negro (Antipahathella wollastoni) / Coral naranja (Dendrophyllia ramea) / Gorgonia roja (Leptogorgia ruberrina) / Gorgonia amarilla (Leptogorgia viminalis)

Fondos rocosos de origen volcánico, que suelen seguir el perfil topográfico de la costa. Es el ecosistema más biodiverso de Canarias, el más importante para el buceo y también el más sobrepescado. En este caso, evolucionan a blanquizales. La diversidad de algas va a depender del grado de penetración de la luz solar, la exposición al oleaje y las corrientes y de la incidencia del erizo de púas largas (Diadema africanum).

Pejeverde (Thalassoma pavo) / Sargo (Diplodus sargus cadenati) / Vieja (Sparisoma cretense) / Salema  (Sarpa salpa) / Tamboril (Sphoeroides marmoratus) / Gallinita (Canthigaster capistrata) / Fula negra (Abudefduf luridus) / Roncadores  (Pomadasys incisus) / Cabrilla (Serranus atricuauda) / Rascacio (Scorpaena maderensis) / Choco (Sepia officinalis) / Sargo breado (Diplodus cervino) / Asparagopsis taxiformis / Padina pavonica / Dictyota spp. / Lobophora variegata.

Caracterizados por el color blanquecino de las superficies rocosas, la presencia casi exclusiva de erizos y con muy poca diversidad animal. El continuo ramoneo de los erizos elimina la vegetación. Constituye uno de los ecosistemas más comunes en los costas y su proceso de expansión está vinculado a los desequilibrios en las cadenas tróficas por la sobreexplotación de sus depredadores.

Erizo diadema (Diadema africanum) / Erizo cachero (Arbacia lixula) / Fula blanca (Chromis limbata) / Cangrejo araña (Stenorhynchus lanceolatus) / Holoturia (Holothuria sanctori) / Gusano de fuego (Hermodice carunlata) / Pluma de mar (Aglaophenia pluma) / Verongia (Verongia aerophoba) / Pejeperro (Bodianus scrofa) / Gallo moruno (Balistes capriscus) / Tamboril  espinoso (Chilomycterus atringa) / Estrella múltiple (Coscinasterias tenuispina) / Bucio (Charonia lampas)

La orografía submarina canaria volcánica presenta gran cantidad de cuevas y grietas, de todo tipo de dimensiones. Los tubos volcánicos son frecuentes. Es un hábitat especialmente sensible, donde se refugian especies específicas, y donde el buceador puede causar gran impacto. Buena parte de los accidentes asociados al buceo en Canarias han sido en cuevas.

Alfonsito (Apogon imberbis) / Catalufa (Heteropriacanthus cruentatus) / Burrito listado (Parapristipoma octolineatum) / Trompeta (Aulostum strigosus) / Picopato (Enchelycore anatina) / Cigala canaria (Enoplomentopus asntillensis) / Abade (Mycteroperca fusca) / Anemona gigante (Telmatactis crioides)