Top Ten Especies

El siguiente listado es el TOP TEN de las especies más importantes con las que se puede tropezar un buceador en Canarias, según EcoOcéanos. Se han seguido muchos criterios para esta selección (espectacularidad en el buceo, estado de conservación, importancia ecológica, endemicidad, etc.)

Angelote

1. Angelote (Squatina squatina)

Esta especie de tiburón plano suele estar en reposo sobre fondos arenosos, en donde se camufla perfectamente. Es por eso muy fácilmente observable por el buceador, que se puede acercar sin mucha dificultad. Si no se le molesta y se respeta su distancia de seguridad, es inofensivo. Sólo llega a defenderse si se siente amenazado (movimientos bruscos o demasiada cercanía por el humano). Caza a sus presas abalanzándose sobre ellas y succionándolas cuando pasan por delante de su boca.

Suele observarse a individuos solitarios, aunque en invierno se pueden agrupar en ciertas bahías, asociado con su reproducción. Como casi todos los tiburones, es ovovivíparo (los huevos permanecen dentro de la hembra hasta prácticamente su eclosión), naciendo en cada parto entre 10/20 individuos.

La extrema importancia de este tiburón en Canarias consiste en que es una especie de distribución europea y norteafricana (Atlántico Noreste -hasta el Sáhara Occidental- y Mediterráneo), que ha visto disminuir sus poblaciones de forma drástica a nivel mundial, hasta ser considerada una especie en peligro crítico de extinción, siendo Canarias de los pocos lugares en el mundo donde aún se puede apreciar esta especie en un estado de conservación aceptable.

Más información.

 

Mero

2. Mero (Epinephelus marginatus)

Se trata de una especie mítica tanto en la cultura popular (por su máximo interés comercial y gastronómico) como para el buceo. Es un pez muy territorialista y sedentario que siempre suele estar por los mismos lugares, por lo que es foco prioritario de atención para los buceadores.

Puede llegar a medir más de metro y medio y pesar más de 60 kg., lo que lo convierte en auténtico titán de los fondos canarios. Sin embargo, la extrema presión pesquera que ha sufrido lo ha convertido en una especie rara, sobre todo los grandes ejemplares, que son excepcionales.

Ha habido individuos muy famosos en Canarias, en especial el mero Pancho en la isla de El Hierro, que probablemente era uno de los focos de atracción turística más importante de dicha Isla (atraía a miles de turistas de buceo para su observación), hasta que desapareció hace unos años. En la actualidad, el mero más importante es Félix, ejemplar de unos 40 kilos, que lleva más de 20 años haciendo las delicias de decenas incluso cientos de buceadores diarios en Puerto del Carmen (Lanzarote).

Otros meros de más de 30 kilos han desaparecido de las costas del municipio de Arona (Tenerife) en los últimos años, causando un daño irreparable a la economía de los centros de buceo del sur de Tenerife. El mero se utiliza habitualmente como ejemplo de la importancia extrema de mantener a la biodiversidad marina viva en ciertos lugares, como creadores de economía asociada al buceo.

 

Tortuga verde

3. Tortugas

De las 7 especies de tortugas marinas en el mundo, hasta 4 pueden avistarse en Canarias. Pero son dos las especies más observadas por los buceadores: la tortuga boba (Caretta caretta) y la tortuga verde (Chelonia mydas).

La primera es la más habitual en aguas canarias, ya que las Islas es un punto importante de sus migraciones. En el Atlántico Este, nidifican en Cabo Verde y Senegal, y en nuestras islas es habitual ver ejemplares de pequeña y mediana envergadura (hasta 80 cms), especialmente desde los barcos, flotando en superficie. Los buceadores pueden encontrarse a individuos esporádicos que nadan cerca del litoral. Es totalmente carnívora. Son cientos los ejemplares que llegan al año a los centros de recuperación de fauna, con múltiples problemas (anzuelos, roturas de caparazón por motores, etc.)

La tortuga verde es la más tropical de las tortugas marinas, siendo esporádica en Canarias, por donde también pasa en sus migraciones. Contrariamente a la boba, es herbívora, por lo que puede apreciarse a individuos aislados en los sebadales y algales. Una inmersión del sur de Tenerife, el Puertito de Adeje, ha cogido enorme relevancia internacional, ya que un proyecto liderado por el buceador David Novillo ha logrado mantener fijas en esa zona a un grupo de tortugas verdes de forma permanente.

 

Chucho Amarillo

4. Chucho amarillo (Dasyatis pastinaca)

Las rayas son de las especies de peces más espectaculares con las que se puede tropezar un buceador en Canarias, por su tamaño, belleza y elegancia al nadar. De todas las especies, la más habitual es el chucho amarillo, fácilmente identificable por tener esta tonalidad. Las diferentes especies de rayas se pueden encontrar tanto en fondos arenosos como rocosos, y suelen estar por encima de los 50 metros de profundidad. Se pueden enterrar totalmente en la arena para pasar desapercibidas, pero también nadan de forma eficiente. Son peces cartilaginosos de reproducción ovovivípora. En el caso del chucho amarillo, la hembra bastante más grande que el macho.

En Canarias, al igual que otras especies de peces cartilaginosos (angelotes, cazones, etc.) están sufriendo una importante regresión debido al aumento de presión pesquera por parte de barcos de pesca recreativa y turística, que ven a estas especies (aun estando alguna de ellas protegidas) como una pieza de gran valor en sus capturas para sus clientes, ignorando la enorme cantidad de riqueza que pueden propiciar en el mundo del buceo, si permanecen vivas. También la lentitud en su reproducción, las hacen muy vulnerables en su conservación. Por eso y por su importancia ecológica (los peces cartilaginosos de Canarias están en la parte alta de la cadena trófica) se debería proteger estrictamente a todas las especies de rayas, que son además fundamentales para la industria del buceo.

 

Pejeperro

5. Pejeperro (Bodianus scrofa)

Este espectacular pez de la familia de los lábridos (como el pejeverde) puede alcanzar un tamaño notable (hasta 70 cms.), al margen de vivos colores, lo que hace que sea inconfundible para el buceador. Tienen además una poderosa dentadura, que es la que le aporta el sobrenombre de “perro”. Su importancia viene dada por tratarse de un endemismo macaronésico, estando presente únicamente en estos cinco archipiélagos (Azores, Madeira, Salvajes, Canarias y Cabo Verde).

Se trata de un pez carnívoro, fundamental para el control del mayor problema ambiental que tenemos en Canarias: la sobrepoblación de erizo diadema. Es uno de los más importantes depredadores de estos erizos, y precisamente el motivo fundamental para la actual superpoblación del diadema es la regresión de sus principales depredadores, entre ellos el pejeperro. Su regresión viene dada por su altísimo valor comercial, y por tanto, por su sobrepesca. Su estricta protección debería ser prioritaria para las autoridades, por múltiples motivos: escasez, endemicidad, importancia ecológica, incluso su importancia para el buceo.

 

Tamboril

6. Tamboril espinoso (Chilomycterus atringa)

Este espectacular pez es habitualmente confundido con un pez globo (por su capacidad también para inflarse con agua cuando se ve amenazado) pero en realidad pertenece a la familia de los peces erizos, es decir, los peces que poseen espinas (de ahí su nombre). Puede alcanzar tamaños realmente notables (hasta 80 cms.) y es bastante raro, excepto en la Isla de El Hierro, y también fácilmente observable en La Gomera. Probablemente es más abundante en las Islas Occidentales que en las Orientales también por ser un pez tropical, y ser las Islas Orientales de aguas algo más frías.

Se trata de un pez extraordinariamente tímido, mal nadador, que suele pasar el día escondido en cuevas, y que incrementa su actividad por las noches. Está protegido y no tiene interés comercial, aun así es muy escaso. Al igual que el pejeperro, es uno de los depredadores más importantes del erizo diadema. Cuando se localiza en una cueva, es importante que el buceador no lo moleste con insistencia, y proceda a su observación desde cierta distancia, y en breves periodos de tiempo.

 

Morenas

7. Morenas

Los murénidos son una familia de peces de aspecto anguiliforme, típico de aguas tropicales y subtropicales, que tienen esta forma para poder acechar a sus presas desde grietas, donde además se refugian por el día. De noche son más activas generalmente. Además, utilizan para sus capturas la “cripsis”, algo similar al mimetismo, pero más asociado a que sus movimiento no delatan la peligrosidad de un depredador, y hace parecer a sus presas como algo inofensivo. De cara al buceador, a pesar de su aspecto fiero, son inofensivas si no se les molesta y se mantiene cierta distancia con ellas.

Las diferentes especies de morenas que habitan en Canarias hacen de este grupo un indudable atractivo para el buceo. Las más frecuentes son la morena negra (Muraena augusti), el murión (Gymnothorax unicolor), de aspecto más robusto que la primera, y la picopato (Enchelycore anatina), inconfundible por su mandíbula inferior curvada, que le da un aspecto aún más fiero. También es muy conocida la morena pintada (Muraena helena) que junto con la morena negra son las más apreciada para su consumo. Existe un arte tradicional para su pesca, denominado tambor de morena, específico para estas especies. Si bien tienen gran cantidad de espinas, son muy apreciadas en ciertos sectores de la sociedad. A esto se debe su regresión, por la sobrepesca.

En Tenerife, el origen del buceo turístico estuvo en Las Galletas, y un centro de buceo de belgas se hizo internacionalmente conocido en los años 70 por el espectáculo que ofrecía a los buceadores dándole de comer a las morenas.

 

Bicuda

8. Bicudas (Sphyraena viridensis)

Las bicudas de Canarias (también presentes en el Atlántico Este y en el Mediterráneo) son el representante en el Archipiélago del género de las barracudas, muy conocidos por la mítica “gran barracuda”, pez que al igual que los tiburones, se han ganado una fama sobredimensionada de peligrosos debido a películas que falsean su comportamiento real. La mala fama inventada por el cine viene también propiciada por su aspecto fiero, con una poderosísima dentadura, y una mandíbula inferior más larga que la superior.

En el caso de la bicuda presente en Canarias, es un pez totalmente inofensivo, pero de los más importantes depredadores que hay en aguas poco profundas. Es un pez muy alargado y cilíndrico, que puede llegar a medir hasta metro y medio. Este aspecto es debido a su increíble hidrodinámica, que lo hace ser uno de los peces con mayor aceleración de los que se puede ver buceando en Canarias. Los ejemplares de gran tamaño suelen ser más solitarios, pero los de tamaño medio o pequeños, forman enormes cardúmenes muy espectaculares para el buceador. Cuando está en disposición de cazar, estos cardúmenes se sitúan alrededor de cardúmenes de presas, especialmente bogas. Verlos cazar es un auténtico espectáculo.

 

Rocandores

9. Roncadores (Pomadasys incisus)

Los roncadores reciben este nombre por el sonido que hacen, parecido a un ronquido, cuando están fuera del agua. Es un pez gris plateado fácilmente identificable por las aletas de tonalidad amarilla. Su enorme popularidad en el mundo del buceo viene dada por los enormes cardúmenes que pueden llegar a formar, que van desde los cientos a los miles de ejemplares. Estos grupos se suelen formar en zonas de transición de rocas, algas y sebadal.

Dichos cardúmenes están formados por individuos de parecida dimensión, y permanecen muy fieles a su ubicación, por lo que los buceadores saben perfectamente donde están dichos grupos y acuden así de manera permanente a observarlos, siendo en muchas ocasiones la visión de estos cardúmenes el motivo fundamental de dicha inmersión. De hecho, hay inmersiones que reciben el nombre de “Roncadores de ….”, y la denominación de un sitio determinado.

Estos cardúmenes multitudinarios permanecen así durante el día, mientras por las noches los individuos se dispersan para comer, y se vuelven a reunificar al día siguiente. Dicha agrupación viene dada por motivos defensivos frente a depredadores. Resulta especialmente espectaculares cuando se forman grupos mixtos, especialmente con besugos, que aparentemente se sitúan en la parte central del cardumen, mientras los roncadores se sitúan en la externa. Más información sobre la configuración de los cardúmenes

 

Vieja

10. Vieja (Sparisoma cretense)

La vieja es un pez mítico en la cultura popular canaria y en su gastronomía. Es el único representante en nuestras aguas de la familia de los escáridos o peces loros, llamados así por su particular dentición, ya que los diferentes dientes de ambas mandíbulas se han fusionado en uno inferior y otro superior, formando así una especie de pico de loro, que utilizan para estar permanentemente mordiendo algas y rocas. Su alimentación es omnívora, ya que come tanto las algas y sebas, como los organismos fijados en ellas. La enorme presión pesquera que reciben hace que sea difícil encontrar en puntos de ventas ejemplares de más de medio kilo, y sin embargo hay referencia a ejemplares de hasta 6 kilos. Otra de sus peculiaridades es que es de los escasos peces en los que la hembra (denominada habitualmente vieja colorada) es mucho más vistosa que el macho, que son grisáceos.

El motivo fundamental por el que se ha incorporado al top ten de las especies más importantes para el buceo en Canarias (al margen de su atractivo estético), es por su increíble capacidad de regeneración. La vieja es un magnífico indicador de zonas en recuperación, de blanquizales que evolucionan hacia algales. Este es uno de los objetivos del proyecto MAEL, la recuperación de blanquizales para que su biodiversidad mejore, debido a la desaparición en estas pequeñas áreas de la presión pesquera.

 

ANGELOTE, MERO, TORTUGA VERDE, CHUCHO AMARILLO Y PEJEPERRO:

TAMBORIL ESPINOSO, MORENAS, BICUDAS, RONCADORES Y VIEJAS: