Decálogo del Ecobuceo:

Practicando el buceo de forma sostenible conseguiremos evitar impactos en el medio marino e incluso colaborar en su conservación. Los cinco primeros apartados del decálogo son aspectos a tener en ceunta antes de bucear y los cinco siguientes los aspectos a tener en cuenta durante el buceo.

1. ELIGE CENTROS/CLUBES DE BUCEO Y ACOMPAÑANTES QUE RESPETEN EL MEDIO MARINO

El buceador local concienciado debe procurar en todo momento que sus acompañantes sean también respetuosos. El buceador local perteneciente a clubes debería impulsar y propiciar que dicho clubes incorporase la sostenibilidad en el buceo entre sus fines. El buceador turista debe procurar por todos los medios informarse previamente de qué centros de buceo en destino propician un buceo sostenible y respetuoso.

2. BUCEAR EN GRUPOS REDUCIDOS Y LUGARES NO MASIFICADOS

El impacto del buceo aumenta al crecer el número de buceadores, que tenderán a concentrarse en un espacio reducido. Solo desde una correcta gestión y coordinación de los Centros de buceo será posible evitar la masificación y así atenuar los efectos sobre el entorno. Los grupos no deberían exceder nunca la cifra de 8/10 buceadores. En el supuesto de que haya grupos numerosos, debería subdividirse acudiendo a diferentes zonas.

3. RESPETAR LAS ACTIVIDADES DE OTROS USUARIOS DEL MAR

Hay que evitar roces o enfrentamientos con otros sectores, en especial con la pesca y con los bañistas. La destrucción de artes de pesca como las nasas, sólo conduce a enfrentamientos indeseables. Deberemos respetar aquellas artes que estén legalmente dispuestas, y denunciar aquellas otras que no lo estén. También respetar las áreas marinas protegidas, cuando hay restricciones al buceo.

4. APRENDER SOBRE EL MEDIO MARINO Y SUS HABITANTES

La riqueza de la biodiversidad marina canaria es importante y frágil. No es suficiente con conocer algunas especies destacadas, hay que profundizar en otras especies y en los ecosistemas que los albergan. Los centros de buceo deberían incorporar módulos sobre el medio marino canario de forma destacada al impartir cursos a nuevos buceadores, o mejorar el conocimiento de los veteranos. Se propone que se dedique un mínimo del 15% del tiempo dedicado a formación en cada curso.

5. NAVEGAR DE FORMA CAUTELOSA Y EVITAR LOS FONDEOS INDISCRIMINADOS

Se procurará evitar el fondeo y seguir al grupo de buceo. Si esto es imposible, se debe siempre fondear en las partes menos destacables del fondo. Especialmente grave es el fondeo reiterado en zonas de inmersión habituales. Lo correcto sería que entre todos los centros se dispusiera un muerto de fondeo adecuado. En cuanto a navegación, se debería minimizar la velocidad (3 nudos máximo) próximos al punto de inmersión, para así también disminuir el ruido.

6. CONTROLAR LA FLOTABILIDAD Y SER CUIDADOSO AL DESENVOLVERSE

Limitar al mínimo los contactos o incidencias con el entorno. Es especialmente importante el control de la flotabilidad y distanciamiento de las zonas destacables, permaneciendo en todo momento estabilizado por encima del fondo. La sujeción en elementos del relieve genera impactos sobre las especies sésiles. La acción del aleteo produce turbulencias, afectando a los organismos filtradores (en especial, gorgonias, corales, briozoos…), incluso arrancando organismos o trozos de sustrato.

7. SER MUY CUIDADOSO O EVITAR CUEVAS Y OQUEDADES

El uso incorrecto de linternas, la turbidez generada por las aletas y los daños mecánicos directos derivados del contacto con las paredes provocan daños importantes que debemos de evitar.   Lo más grave es el daño ocasionado por el aire que queda embolsado en los techos de las cavidades, matando las especies sésiles de estos techos. Esto es habitual en Canarias, que tiene cuevas en donde el aire no se embolsa (atraviesa el techo por su porosidad) y otras que sí (hay que evitar éstas).

8. NO TOCAR NI DAÑAR (COLECCIONAR, MATAR, FRAGMENTAR, PARTIR…) ORGANISMOS VIVOS O MUERTOS

Matar a especies marinas por  placer descalifica a esa persona como buceador. Cuando existe superpoblaciones  de alguna especie (caso del Diadema africanum en Canarias), su control por parte de buceadores sólo deberá ser bajo supervisión administrativa y científica.Hay que ser conscientes de que la utilización de focos y flash en fotografía causa impacto. El coleccionismo de restos de animales (conchas, estructuras coralinas, partes duras de organismos…) es una actividad habitual pero sin sentido.

9. NO ALIMENTAR A LA FAUNA MARINA (FEEDING)

En Canarias, es destacable el “feeding” con tortugas, chuchos, rayas o morenas. Tiene efectos perjudiciales para estas especies porque provoca alteraciones de comportamiento, genera sistemas artificiales, produce alteraciones metabólicas (dietas extrañas), genera dependencia de esta sobrealimentación, puede producir comportamientos agresivos, etc.

10. NO CONTAMINAR EL MEDIO MARINO Y EXTRAER RESIDUOS QUE VEAMOS

Aspectos a tener en cuenta son los plomo de lastre (procurar el uso de pastillas plastificadas o sacos rellenos de otros materiales). También evitar la contaminación por parte de los barcos. Cada buceador debería tener como costumbre el recoger durante las inmersiones todo desperdicio o residuo con el que se tropiece. Especial importancia en Canarias tienen: los plomos perdidos de pesca a caña (problema extremadamente grave) y las baterías.

DESCARGAR: 

PRESENTACIÓN DEL ECOBUCEO Y CONOCIMIENTO DEL MEDIO MARINO CANARIO